CUADERNO DEL PROFESOR

•02/11/2018 • Dejar un comentario

Lanzamiento del CUADERNO DEL PROFESOR ORLÍN.

El cuaderno del profesor Orlín es un archivo de libro de cálculo, que consta de tres hojas, para que el profesor de enseñanza media gestione fácilmente las calificaciones de sus alumnos. Pero sólo evalúa las clásicas notas obtenidas en los ejercicios y exámenes, no contempla otras evaluaciones recogidas en la última Ley de Educación.

GLOSA es la hoja dónde se explica el funcionamiento de las otras dos e incluye la relación de las sencillas rutinas de usuario necesarias para el correcto funcionamiento.

ORL_01

CARTERA es la hoja agenda de datos y enlaces que el profesor necesite para el desempeño de su labor docente; contiene dieciséis botones que deben ser renombrados y vinculados, pero pueden ser más simplemente copiando y pegando. Sobre cómo hacer tal cosa se explica en la hoja Glosa.

ORL_02

CURSO es la hoja tablero de los paneles de evaluación, que pueden deslizarse hacia la izquierda por debajo del frame fijo donde figura el listado de alumnos y dos botones para vincularlos a la orla y horario del curso en cuestión. Muestra las medias de cada evaluación, considera la puntuación de actitud, las redondea y ajusta los exámenes de recuperación para la nota final, también redondeada. Ofrece a su vez estadísticas de evaluados, aprobados, suspensos y sus porcentajes para cada evaluación trimestral, así como para la ordinaria de junio. También redondea la calificación extraordinaria de septiembre. Se incluyen cinco hojas Curso en blanco, pero pueden copiarse y pegarse tantas como sean necesarias.

ORL_04

ORL_03

Descarga para Windows ExcelCUADERNO DEL PROFESOR ORLÍN

 

Anuncios

El Corriere de la Madalena

•17/10/2013 • Dejar un comentario

El Corriere de la Madalena

VECINO DE PUERTOLLANO LE CORTA LOS COJONES AL TAPICERO AMIGO

Según atestigua la Vieja al Visillo, la pasada mañana del 16 de octubre, su vecino de la calle Albacete de Puertollano, que siempre ha sido “mu apañao”, salió de su casa, al paso del tapicero, provisto de hocino y segureja, arremetiendo de forma airada contra los altavoces que el Tapicero Amigo llevaba instalados en la baca de su coche, arrancándolos de cuajo. A continuación, en respuesta a las quejas de su dueño, haciendo uso del hocino y sin mediar palabra alguna le cortó los cojones al 25% de su precio normal.

La víctima aseguró no entender nada del por qué de la agresión, aunque confesaba que ganaría en tranquilidad debido a que su mujer ya no tendría motivos para ridiculizarlo delante de todos diciendo que no cumplía en la cama.

Su agresor dijo no soportar por más tiempo la mediocre cantinela durante tantos años, la mala calidad de los altavoces, el volumen excesivo, la edulcorada y apestosa voz femenina de radio-formula paleta, la falsedad manifiesta de su mensaje, la indolente parsimonia con la que el gilipollas pasaba, día sí, día no, como si nada, como si fuera sordo, como si dijese algo mínimamente interesante, como si nuestro interés prioritario fuera el saber en qué coño trabajaba, con el aire orgulloso de quien cree estar en el lado de las buenas gentes, descendientes del bíblico Abel, aturdiendo así su conciencia para permanecer en la siesta hipnótica que le lleve con el mínimo sufrimiento hasta la muerte, donde cree, ignorante, que hallará descanso. Este hombre inerme, cada día más huevón, gordo como una osa repanchingado en su asiento, tenía derecho a que alguien le despertara de su insomnio, le hiciera ver que realmente se ganaba la vida dando por culo a los demás. Por eso, porque debo ser descendiente de Caín y porque no tenía ningún miembro del Gobierno a mano, es por lo que le corté los cojones a él, al 25% de su precio normal.

La codicia de los emprendedores

•18/03/2013 • 1 comentario

Leon

La Historia no escrita la protagonizan los grandes hombres, la real la escriben las masas mediocres y la escrita la protagonizan, casi siempre, los más tarados de las masas mediocres.

Muchos de los llamados conquistadores en la literatura enciclopédica (CarloMagno, Henhiskan, Atila, Napoleón, Almanzor…) eran psicópatas megalómanos tenidos por salvapatrias venerados por el vulgo. El poder visceral e irracional que generan los rebaños, nacido de su ignorancia y su miedo ancestral, entroniza a sus pastores haciéndolos omnipotentes ante sus sometidos corderos. La gran masa de hombres y mujeres que nacen, mueren sin alcanzar la madurez; consumen su existencia a la sombra de un supuesto padre o madre (líder, familia, ideología, patria, partido, equipo, club, santo, dios, dinero…) en los que encuentran refugio, sin conseguir desterrar de sí mismos la necesidad de sentirse apadrinados. Como dice el KITAB AL-HIKAN: “No hay mayor ignorante que el que trueca certidumbres, que son suyas, por opiniones, que son de otros”. Esta es la piedra angular sobre la que edifican su imperio los codiciosos. No es extraño que parezca natural la tendencia del desvalido individuo a pertenecer a un grupo o profesar fidelidad a un jefe, ni la facilidad que a estos cabecillas les resulta enardecer a las gentes inmaduras e incultas para arrastrarlas conforme a su propio desvarío, en pos de la más estúpida locura. Y si estos fantoches no aparecen, son los grupos de poder, la careta tras la que se esconden los tiburones del capitalismo salvaje, los que manejan los hilos de los desvalidos corderos inyectándoles su propio miedo desde los televisores de sus casas con el que paralizarlos para dominarlos, empobrecerlos, chuparles la sangre y dejarlos morir en la miseria.

A los conquistadores de antaño, ahora se les llama emprendedores, aunque su labor consiste en lo mismo: llegar a un sitio, demoler la cultura y costumbres de los que allí habitan, domesticarlos para hacerlos súbditos y esclavizarlos para mejor espoliar los recursos naturales de su territorio con las nuevas tecnologías al uso, y si no están conformes se les aniquila en nombre de Dios, el progreso, la ciencia o la paz mundial. Los emprendedores de ahora no son adalides con carisma y carácter como los de antaño; son corporaciones sin cara, maquinarias financieras imposibles de parar que actúan con celeridad y sin miramiento.

A la codicia de antaño, ahora se le llama competitividad. La cooperación, la colaboración o la mera participación, del espíritu olímpico, se entienden como ingenuidad propia de derrotados. Malos tiempos estos.

Emprendedores

La patada en los cojones

•09/03/2012 • Dejar un comentario

Sentados en el andén parecían tan distintos que resultaban iguales.

El uno,  empleó  muchos años para construir su yoidad.

El otro,  la edificó apresurado por miedo a que la vida se escapara.

Ambos llegaron a sentirse fuertes en la solidez de su estructura.

Se exhibieron triunfantes en variopintos ambientes.

Se les vio pavonearse, jactándose de sus logros.

Mas nada detuvo el giro de la ruleta y la bola cayó en impar y manque.

La patada en los cojones que la vida les dio por sorpresa,

derribó sin compasión el muro opaco de sus vanidades.

El balido de los degollados

•13/02/2012 • Dejar un comentario

Rebaño camino del degolladero

A los romanos les resultó absolutamente imposible siquiera el planearse resistirse a la invasión bárbara, habían engordado tanto y estaban tan debilitados por los excesos y placeres sensoriales que fueron pasados a cuchillo con la insípida facilidad con que trincha un púber cocinero vasco en televisión. Cuando estos llegaron los encontraron adocenados, holgazaneando en las termas, lamiéndose por haber alcanzado elevadas cotas de bienestar; pero a nosotros, los españoles de finales de las tres últimas décadas, nos ha bastado con apenas olisquear esos placeres, para ya estar igualmente amansados e indolentes, morlacos sin casta de carnes flácidas y ánimo melindroso.

 Todo hace presagiar que seremos degollados como corderos, por La Piara de los Diabólicos: banqueros, políticos y legiones de idiotas que los envidian e imitan. Hoy las minorías cívicas y cultas son mas grandes y activas que nunca, hacen cosas admirables que solo podíamos imaginar en la ingenua adolescencia; pero aun siendo grandes en número, son insignificantes en proporción comparadas con las hordas de chusma ignorante, sensiblera, indolente y cobarde que babea tras la estela del cabestrero. El becerro de oro fue siempre y será, por desgracia, el ídolo de esta humanidad caída. Solo los caídos tienen necesidad de ídolos.

El rebaño se inquieta cuando aúlla el lobo. La oveja se arrebuja miedosa confiando en que le toque a otra. Que fácil le resulta al falso profeta conducirlas a la muerte por el desfiladero.

Tras la senda del cabestrero

Elogio del Haiku

•10/02/2012 • Dejar un comentario

Breve palabra escrita para momentos breves.

Pingüe condimento para no desliteraturizarse.

Gráciles gestos para galantear con las musas.

Ensoñaciones robadas para nutrir el ánima.

Sortilegio sutíl pepsina del imaginario numen.

Humus ténue que rezuma embelesado aroma.

Insolente filo en la frontera agreste de tu piel.

Clamor de pequeñeces de cosmos inundado.

Rutilante destello de estrellas en tu pecho.

Fardel recogido en la rada del puerto de la luz.

Agua de los rosales que de fragancia te viste.

Belleza de la belleza, ornato de las palabras.

Servicios Low-Cost

•28/09/2011 • Dejar un comentario

Presentación de los servicios de bajo coste, ofrecidos por Evaristo de If en relación a la reparación de ordenadores PC de sobremesa  y portátiles, así como de clases particulares de diversa índole informática.

La intro del video ha sido elaborada con autoriación de Ballasvago  www.ballasvago.com